lunes, 20 de marzo de 2017

Del muy necesario viaje sola

Menos de un mes he tardado en fallar un día. Si es que no puede ser. Entre que terminaba un trabajo y que salía con el Doctor a dar una vuelta, no tuve tiempo de actualizar. Pero me lo estoy pasando muy bien, así que compensa. Mientras venía hacia aquí me puse a pensar y me di cuenta de que era el primer viaje sola que hacía en mucho tiempo.

De acuerdo, esto no es realmente un viaje; más bien una escapada larga. Y he venido y me voy sola, pero no estoy sola; el Doctor y yo hemos pasado juntos todo el tiempo que su trabajo le permite. Sin embargo, experimenté una gran sensación de libertad cuando me subí al autobús y arrancó. Porque, sola o no, hacía tiempo que no viajaba. 

"Si crees que conoces bien a alguien, viaja con él". No sé dónde leí o escuché esa frase, pero es muy cierta y además se puede aplicar a uno mismo. Si crees que has cambiado y que te conoces bien, viaja. Incluso la escapada más sencilla de dos días nos pone en situaciones que se salen de lo cotidiano. Hablar con personas extrañas, pasear por calles que son un misterio, adentrarse en lo desconocido... no son simples desafíos, sino un conjunto de experiencias y decisiones que revelan mucho de uno mismo. No todo es bueno, pero tampoco todo es malo. 

Los buenos amigos son como la familia, pero una familia que no juzga y que no tiene tantos antecedentes. Dado que en mi casa todas somos excesivamente criticonas y rencorosas, venirme a pasar unos días con el Doctor ha sido un soplo de aire fresco... cargado de hojas y ramitas, porque este amigo mío disfruta mucho tocándome las narices. Así y todo, es estupendo pasar tiempo con él. 

Para mi sorpresa, Barcelona me está gustando. Ya está, ya lo he dicho una vez y no lo repetiré. No voy a entrar en comparaciones y creo que sigo siendo más fan de Madrid, pero me lo estoy pasando de maravilla. Y eso que no he visto ningún monumento por dentro (falta de ganas y presupuesto); básicamente me estoy pateando la ciudad entera. Pasear, por cierto, era algo que echaba de menos después de tantos días. Me he quemado con el sol y tengo un dolor de piernas que no se me va a ir hasta el jueves pero vale la pena. Totalmente. Hoy tengo pensado irme a alguna librería-cafetería mona a escribir/leer/no hacer absolutamente nada. Mañana se me acaba lo bueno, así que tengo que aprovechar el tiempo que me queda. 

Si la depresión postvacacional me lo permite, actualizaré mañana. Igual subo un relato, que hace tiempo que no comparto ninguno. Mientras tanto, si no tenéis la suerte de estar de vacaciones, pasad un buen día. ¡Me vooooooy! :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Citando a la gran Carmen Pacheco: no seas un lurker, ¡comenta!