viernes, 24 de febrero de 2017

De mis películas IV: La ciudad de las estrellas (La la land)

N., mi segunda esposa, y yo vivimos separadas desde hace mucho tiempo. Pero para mantener la pasión, todos los años celebramos nuestra triple porra: los Oscar y las semifinales de Eurovision. Este año es especial porque mi querida N. llegará a Valencia en pocas horas y podremos ver la gala juntas. Y le ganaré, por supuesto. 

Celebrando que han abierto -¡por fin, oh, por fin!- un cine en mi ciudad, hace un par de semanas fui a ver la favorita, la más nominada… La ciudad de las estrellas (La la land).

Normalmente soy crítica con las traducciones de los títulos (deformación profesional, qué le vamos a hacer), pero en este caso lo comprendo: cuando escucho “La la land”, pienso en Massiel. Y probablemente a la persona que tradujo el título le sucede lo mismo. Aunque no somos los únicos: la traducción del título es un tema que trae cola, porque en toda Europa se lo han cambiado.

Fui a verla con miedo, lo confieso: demasiadas expectativas para un musical. Sí, soy muy fan de Siete novias para siete hermanos y Ryan Gosling es más atractivo que los siete hermanos juntos, pero tenía mis reservas. Tanta nominación… Algo no encajaba. Y el argumento, a priori, no puede ser más básico: él quiere abrir un club de jazz, ella quiere ser una gran actriz, se conocen, se enamoran y…

No, no voy a contar el final. Si la habéis visto, a lo mejor os habéis visto inmersos en algún debate al respecto y esta es mi opinión: artísticamente soberbio, ligeramente incoherente. No puedo asegurar nada, pero sí tiene posibilidades reales de llevarse muchos Oscar. Las razones para ello, a continuación.

A los Oscar les gustan las pelis serias, históricas, trascendentes… y que homenajean a Hollywood. Las ganadoras de los últimos años han cumplido alguna o varias de esas características. Esta película no es seria, ni histórica ni trascendente, pero le hace muchos guiños a Hollywood y gira en torno a su mitología de ciudad de los sueños. ¿A quién no le gusta un elogio?

Su historia es sencilla pero bonita, y tiene un mensaje positivo: siempre vale la pena luchar por un sueño. Las historias de superación nos encantan, aunque su narrativa sea más falsa que una moneda de tres euros. Así que ahí va otro punto para La la land.

Y ya que hablamos del lalala, la música: con razón dos de sus canciones están nominadas al Oscar a Mejor Canción, así como su banda sonora.  Si no os gustan mucho los musicales, como a mí, al final os cansaréis de tanta cancioncita. Pero lo cierto es que todas sus canciones son bonitas, pegadizas y memorables. Ryan canta bien (qué demonios, Ryan lo hace todo bien). Emma también.

El reparto, en el que Emma Stone y Ryan Gosling son los protagonistas absolutos, no decepciona y da vida de forma convincente a sus personajes. Personajes que, aunque pequen un poco de arquetípicos, muestran su profundidad en los pequeños detalles. Además, son personajes agradables y simpáticos, a los que da gusto querer y a los que querrías tener como amigos. Los personajes secundarios no destacan especialmente, salvo quizás John Legend.

En resumen, es una película que se disfruta. Cuenta una historia clásica pero con su propia voz y sus propias características. La recomiendo y, si la habéis visto ya, dejadme vuestra opinión sobre el final en los comentarios.

2 comentarios:

  1. Hace un par de semana la pude ver, especialmente me parece un musical muy acertado. Es posible que la historia sea muy simple, pero para mi gusto el final te hace reflexionar sobre los sueños que tenemos en nuestra vida, podemos trasladar la película a nuestro día a día, aunque no estemos cantando y bailando. La banda sonora en general, es genial. Me encanta! Siempre que sepas apreciar la música como una forma de transmitir sentimientos o recuerdos. Y aunque reconozco que al principio parecía que la película me decepcionaría, el final no lo hizo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Estoy bastante de acuerdo con tu comentario. Y sí, no cabe duda de que la música juega un papel muy importante en esta película. De vez en cuando me sorprendo tarareando las canciones. Muchas gracias por pasarte y comentar. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Citando a la gran Carmen Pacheco: no seas un lurker, ¡comenta!