jueves, 7 de agosto de 2014

De las cosas que sigo por Internet, como por ejemplo, a las Pacheco

Hace bastante tiempo -tanto que me da pereza ponerme a buscar la entrada ahora- hice una lista muy mona de unos cuantos temas que quería tratar. Todavía me queda uno: los webcomics y otras cosas que sigo por Internet. Este me parece un momento oportuno para hablar del tema por varias razones: porque no quiero escribir sobre cosas tristes y porque como imagino que más de uno estará de vacaciones, igual le apetece llevarse un par de enlaces para los ratos muertos. Personalmente disfruto mucho leyendo en el retrete. Demasiada información, lo sé. 

De todos es sabido -y si no, ya estáis corriendo aquí y después aquí- que sigo a César Mallorquí y que lo adoro hasta el punto de desear que fuera mi padre. Ya le dediqué una entrada así que pasamos página a una pareja de hermanas de Almería: Carmen y Laura Pacheco. 

La más conocida, aunque sea porque lleva más años pululando por la red, es Carmen. Fue la primera blogger de España (desde hace años es propietaria del dominio www.egoismo.com) y hasta hace poco era creativa publicitaria. Durante sus primeros años firmaba sus blogs como Aracne, pero también formaba parte de un blog coral muy divertido, Te lo digo por tu bien, y posteriormente Vivo sin vivir en mí  en el que escribía como Cruela junto con un grupo de amigas también con nombres de malvadas famosas. 

En algún momento decidió escribir libros juveniles y por suerte se los han publicado. Hasta ahora yo sólo he leído La verdad sobre la vieja Carola. Si tenéis algún chaval de 9 o 10 años aficionado a la lectura, es más que recomendable. 

Poco después la descubrió El País, y más concretamente su revista S Moda, en la que ha publicado dos blogs: Memorama y Sujeto de Pruebas. Magníficos ambos. Actualmente escribe muy de cuando en cuando alguna columna en la revista digital Unfollow (lugar en el que me encantaría escribir, por cierto) y colabora con su hermana Laura… Con la que ha publicado un cómic y de la que hablaré ahora. 

¿Por qué me encanta Carmen Pacheco? Porque es mordaz, sarcástica, maligna y adorable y porque tiene una de las mejores prosas que existen ahora mismo en España (en mi opinión). Me gusta Carmen Pacheco porque es fantástica y porque ha sido capaz de convertirse en marca propia. Porque si te gusta lo que escribe, te gusta ella y te acabas volviendo fan incondicional. Porque me encantaría tomarme unos cócteles con ella o simplemente observarla en sus quehaceres. Ché, porque es la típica persona a la que lees y te encantaría tenerla como amiga. 

Pasemos ahora a la Pacheco junior, Laura, que se hizo famosa por lo que muchos en España sufren actualmente: por quedarse en el paro. Licenciada en Bellas Artes y ex-restauradora de obras de arte, Laura se hizo un Tumblr para obligarse a dibujar. ¿Y qué dibuja? Tiras cómicas. Durante los tres primeros meses de Let's Pacheco publicó todos los días una tira distinta. Tenía varias series y dos de ellas las hacía con Carmen: una escribía y la otra dibujaba. 

Y así fue cómo El País se fijó en Laura y la contrató también en S Moda para que publicara una tira a la semana. Durante un tiempo publicó una de las series que tenía con Carmen, Divas de Diván, pero desde hace cosa de un año publica cada jueves en la sección de placeres su tira Problemas del primer mundo, de la que pronto se hará un libro.

¿Por qué me encanta Laura Pacheco? Porque sus tiras son geniales, se leen en nada y me ponen de buen humor. Cosa nada fácil de lograr. Por haber sabido captar la esencia de los auténticos problemas del primer mundo y dibujar esas pequeñas tonterías que nos pasan a menudo y a las que no hemos prestado atención. Porque bebe té y detesta el verano -hace falta muy poco para caerme bien. Y porque sí, también me gustaría tenerla como amiga. Aunque la veo menos de cócteles (dijo ella como si las conociera de toda la vida y escribiendo sobre sí misma en tercera persona, pidiendo indulgencia porque los casi dos meses en tierras levantinas están minando su moral lentamente…).

Así que bueno, si os apetece, pasaos por alguno de los doscientos enlaces que os he dejado esta vez y contadme qué os parecen. Si las conocíais ya (seguramente), si no…

Por cierto, ya he terminado de dar clase a los diablillos. Al final conseguí que acabaran el cuadernillo de vacaciones de inglés en *redoble de tambores* cuatro días. Y ahora que no tengo un motivo para levantarme me quedo en la cama hasta que alguna fuerza ajena a mí me saca de ella. Voy a tener que pensar en algo para distraerme estas tres semanas o me volveré loca. De hecho, no descarto estarlo ya. 

Otoño, ven a mí.