miércoles, 3 de julio de 2013

De los sueños extraños, la cuenta atrás y el pánico

He tenido sueños muy extraños estas últimas semanas. He soñado mucho con Carlos. Soñé que estábamos juntos. Que salíamos o estábamos a punto de salir. Y él era tan maravilloso como lo recordaba. Y yo era más guapa y mayor, y éramos una pareja adorable. Carlos y yo jamás salimos juntos. De hecho, yo jamás he salido con nadie. Por una parte me extraña soñar tanto con él. Por otra, su presencia serena y apacible en mis sueños me gusta mucho. Me gusta que mi cabeza se haya reconciliado con él. Y me gusta que esté presente en mi vida como un amigo, aunque sea en sueños.

Me voy en menos de ocho horas a Polonia. Mentira, a Madrid y luego a Polonia. Y esta mañana me he llevado un susto. Sin dar detalles, me pasó lo mismo hace dos años estando también bajo presión. Nada. Un susto, pero se gestiona, se soluciona y ya está. Salvo que no está. Me he planteado seriamente no ir.

"¿Cómo que no te vas? Tú te vas. Ten tu vida, Cristina". Mi tía Manoli, por supuesto. Y me voy. Con la maleta hecha un desastre, con más ropa y menos diccionarios y apuntes de lo que me gustaría, con pánico, con fotos de carné pero sin currículum en polaco. Con la sensación de que me olvido de algo muy importante. Con agobio.

Y sobre todo, con la certeza de que huyo, aunque no sé si al lugar correcto. Me falta Aeris para darme un par de bofetadas mentales bien dadas y que se me quite la tontería. Mientras tanto, a dormir. Lo que me falta de sueño nocturno lo supliré en el AVE. La próxima entrada, desde Polonia. Do widzenia!

3 comentarios:

  1. La verdad, no encuentro Polonia nada atractivo como país. Lo prejuzgo como un país gris, frío, con algunos años de retraso respecto a España... Pero ya ves, son sólo prejuicios.

    Espero tener la posibilidad de visitar Varsovia en un futuro (quizá no demasiado cercano, pero quién sabe) y cambiar de opinión.

    Mientras tanto, confío en que nos irás contando tus peripecias y convenciéndonos de que el país y su gente son interesantes.

    ¡Mucha suerte y a por ello!

    Ximo

    ResponderEliminar
  2. Tu ves. Muévete. Observa. Aprende. Y, cuando sepas el secreto de los polacos, nos lo cuentas aquí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ximo: todo es conocerla. Sí, algún retraso llevan, pero no tanto como cabría suponer. Yo también me esperaba un país muy comunista y gris, y nada más lejos de la realidad.

    Ve a Varsovia si tienes oportunidad. Para abrir boca, escribí tres o cuatro posts sobre la ciudad entre febrero y marzo: desde "Abrazando ciudades" hasta "Moja Warszawa III". Y por supuesto, intentaré plasmar mis experiencias en Lublin como es debido. Un saludo :)

    Mazcota: Lo haré :). Lo del secreto de los polacos... ¡beber mucho vodka, sin duda! ^^ Un saludo.

    Y a los dos: perdón por el retraso en contestar. En Varsovia tardé unos días en tener Internet. Gracias por la paciencia y por comentar.

    ResponderEliminar

Citando a la gran Carmen Pacheco: no seas un lurker, ¡comenta!