sábado, 29 de junio de 2013

De la sinceridad

No quería escribir sobre esto. Quería escribir sobre algo bonito. Alguna película, algún libro. Pero no la verdad.  Sin embargo, motivada por el último comentario del último post, y tras una tarde bastante dura, he cambiado de opinión. Quizá no cuente toda la verdad, pero sí una parte importante de ella.

Empezaremos con lo bueno. En Valencia como mejor y estoy más sana. En Valencia todas mis vecinas me adoran, me preguntan cómo estoy y me dicen lo guapa que estoy. En Valencia soy siempre bienvenida, hasta el extremo. En general todo el mundo se alegra de verme. En Valencia está mi gata. En Valencia puedo ver la televisión y echarme en el sofá (bueno, más o menos). En Valencia están mis sobrinos. En Valencia están mis tías. Y en Valencia está mi padrastro, con la mejor paella del mundo.

Y lo malo. La familia me tiene muy ocupada. Simplificando es eso. No he podido escribir aquí ni hacer muchas cosas. Me necesitan aquí. Hasta el punto de que ya ni siquiera me apetece irme a Polonia. Y lo anularía todo de no ser porque de verdad necesito encontrar trabajo y aquí no puedo hacerlo. No soy ninguna santa, más bien al contrario. Jamás he sido abnegada ni sacrificada. Pero quiero a mi madre. Y el resto de explicaciones sobran.

Así que no. Estos últimos diez días no he sido merecidamente satisfecha por un hombretón que me hiciera sentir una hembra. He llevado exactamente la misma vida que suelo llevar cuando vuelvo a casa. Levantarme temprano y acostarme tarde. Y durante el día, ser hermana e hija a tiempo completo.

El cuerpo me pide un lugar propio. Una ciudad que no esté contaminada por los recuerdos de otra persona. Los lugares de mi vida (Valencia, Granada, Irlanda, Londres, Italia, Alemania, Polonia) me recuerdan a mucha gente. Gente a la que quiero, pero con la que he cometido errores. Ahora mismo ya no veo el río Shannon pasando por Athlone, sino cómo la cagué con Camila. Ni veo Trafalgar Square porque solo veo lo que pasó el 30 de diciembre de 2011. Y así con todo. Necesito un lugar propio y nuevo para mí. Pero este no es momento de cosechar sino de sembrar. Cuando ahorre lo suficiente planearé unas vacaciones de verdad. Mientras tanto...

"...el mientras tanto es lo más importante de la vida, Nano. Te lo dice una bruja vieja."

Nano y Esmeralda,  de Alfredo Gómez-Cerdá

4 comentarios:

  1. Cuando la familia te necesita hay que estar, igual que estuvieron ellos cuando los necesitabas. Y para borrar malos recuerdos de una ciudad solo hay que crear otros mejores que solapen los existentes. Luego, el tiempo lo limpia todo. Incluso los malos recuerdos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Polonia tengo que ir quiera o no. Supongo que todo acabará saliendo... De una manera u otra. A ver, no hay gente enferma de por medio, lo cual sería fatal. Lo de los recuerdos no lo tengo yo tan claro. Son tonterías que tengo en la cabeza y que recuerdo cuando pienso demasiado. Por desgracia, no los olvido. Gracias por leer, como siempre. Un saludo,

      Cristina

      Eliminar
  2. Hay ciertos comentarios que es mejor ignorarlos, sobre todo cuando los realizan anónimos que ni siquiera se dignan en poner un mísero nick.

    Por otro lado, sea cual sea el camino que la vida te depare a partir de ahora, confío en que será fértil y te hará sentir plena. Pues, aun conociéndote lo poco que te conozco, por lo que puedo leer en el blog, que no te quepa duda de que eres una persona que merece la pena y que tiene mucho que aportar donde sea que vaya.

    Abrazos y buena suerte,

    Ximo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bah, no es para tanto. Es alguien que me conoce. Reconozco el estilo. Y tengo una lista corta de candidatos. Ni siquiera me enfadé. Simplemente que el día en que lo leí fue demasiado.

      Gracias por lo que dices de mí. Una parte de mí está asustadísima ahora mismo, pero la otra compensa y tiene ganas de ver qué pasará. Mientras se mantenga ese equilibrio, lo llevaré bien. A las malas, siempre puedo volver a casa y vivir del gobierno dos años más. Un saludo,

      Cristina

      Eliminar

Citando a la gran Carmen Pacheco: no seas un lurker, ¡comenta!